07Jul
virtualizacion y nube son un modelo de negocio ágil y flexible
Por: Comunicaciones Innova4J Julio 07, 2017 En: Noticias y Eventos Comentarios: 0

La nube por definición debe permitir el acceso a un conjunto de recursos que son provisionados de manera rápida, dinámica y con cierto grado de simplicidad, para lo cual se utiliza la virtualización, que proporciona el alto nivel de dinamismo necesario para facilitar la escala de los recursos bajo demanda, de manera transparente y automática para el usuario.

Cada vez la computación en la nube está ganando mayor protagonismo en el día a día; de todas las tendencias que constituyen el proceso de transformación digital que se vive en las empresas a nivel global, es la que goza de mayor popularidad, la más adoptada por organizaciones de todos los tamaños y la que genera mayores expectativas. Gracias a ella, en lugar de realizar grandes inversiones de hardware, todas las plataformas se montan en grandes centros de datos conectados constantemente a Internet. Así, ofrecen su servicio y sus funcionalidades a cualquier usuario, independientemente de su hardware, necesitando tan solo una conexión a la red. También le puede interesar: Nube y arquitectura empresarial: claves para convertir su empresa en ágil

Gran parte de los sistemas que soportan los recursos en la nube se encuentran virtualizados, ya que esto permite mayor dinamismo, simplicidad y eficiencia a la hora de realizar provisiones. A día de hoy, existen numerosas empresas dedicadas exclusivamente al mundo de la virtualización, y además de éstas, otras opciones de software libre que proporcionan esta capacidad.

Hay que recordar que cuando hablamos de virtualización en este contexto, nos referimos a virtualización de hardware, es decir, se lleva a cabo una abstracción del hardware para permitir presentárselo al software que se ejecuta por encima, de tal manera que, desde su punto de vista, está utilizando todo el disponible en la máquina (memoria, CPU, disco…).

En este sentido cuando hablamos de software nos referimos a un sistema operativo que correrá ciertas aplicaciones. Como apéndice de esta categoría entrarían los paravirtualizadores, que corren versiones de dichos sistemas operativos que saben que se ejecutarán dentro de una máquina virtual, con lo cual delegan algunos procesos al sistema anfitrión, muchas veces aumentando la estabilidad o reduciendo la penalización de velocidad.

De igual modo, la emulación de hardware también puede considerarse virtualización. Esta puede ser encontrada como parte de los kits de desarrollo para dispositivos móviles, en que el código generado se compila para procesadores típicamente de arquitectura ARM, mientras que el desarrollo se efectúa sobre computadoras x86. La emulación incluso cubre a las máquinas virtuales empleadas nativamente, como la JVM (Java) o CLI (.NET): el bytecode compilado para estas arquitecturas corre [/se ejecuta] en cualquier procesador [/hardware], puesto que son arquitecturas diseñadas para ser siempre emuladas.

Otra modalidad de la virtualización: los contenedores.

El uso de los contenedores puede comprenderse mejor si se contrasta con las anteriores modalidades. En vez de proveer una computadora virtual a los sistemas operativos huéspedes, los contenedores buscan proveer un sistema operativo virtual a conjuntos de programas.

Esta modalidad de virtualización provee un mejor rendimiento, (exactamente con la misma velocidad que en el hardware nativo) y menor impacto en el resto del sistema. Vale acotar que, cuando los procesos que forman parte del contenedor no tienen trabajo por realizar, su consumo de recursos es verdaderamente cero, a diferencia de un sistema virtualizado, que debe seguir pendiente a posibles eventos.

Es evidente que toda esta complejidad en las capas superiores al hypervisor proporciona grandes ventajas, pero exige un cierto nivel de abstracción, una vez más, de cara al usuario para que éste pueda gestionar y monitorizar de manera cómoda, rápida y dinámica los recursos, ya sean software, de infraestructura, o de almacenamiento. Para ello, se crean unas herramientas de administración que permiten modificar la provisión de cualquier tipo de servicio que ofrezca la nube. Estas herramientas se encargan de suavizar las complejidades de ciertos procesos de cara al usuario.

La llamada orquestación de contenedores, es el proceso que incluye la programación y asignación de recursos a estos procesos, la replicación, escalamiento y el manejo de recursos –como memoria y CPU—entre otros. Gracias al orquestador, no sólo el proveedor del servicio sino también el propio cliente puede, hasta cierto punto, gestionar los recursos sin tener que conocer las complejidades de los sistemas que corren por debajo.

La virtualización ofrece la gran ventaja de aislar unos sistemas de otros dentro de un mismo hardware, lo que proporciona un mayor grado de aprovechamiento del mismo con cierto nivel de seguridad, ya que los problemas que puedan afectar a un sistema, como por ejemplo un uso excesivo de alguno de sus recursos asignados, no afecten a los demás.

En resumen, la virtualización, en todas sus modalidades, es una herramienta que facilita la transición hacia un modelo de nube, ambas, la virtualización y el cómputo en la nube, son modelos compatibles y complementarios. Surgen como respuestas a la creciente necesidad de aprovechar al máximo los recursos informáticos de una manera rentable. La virtualización provee flexibilidad que va muy bien con la computación en la nube. A medida que se usa la virtualización para reducir costos y aumentar la operatividad de los centros de datos, también se pueden aprovechar los beneficios del cómputo en la nube para mejorar su eficiencia y su tiempo productivo.

Si está interesado en implementar una infraestructura virtualizada que ofrezca servicios de nube en un modelo ágil y flexible que se adapte rápidamente a las demandas de su negocio, no dude en contactarnos.

Trackback URL: http://www.innova4j.com/virtualizacion-nube-un-modelo-de-negocio/trackback/

Dejar Comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *