17Ago
Equipo de trabajo ágil
Por: E. Alex García agosto 17, 2017 En: Noticias y Eventos Comentarios: 0

Gente muy capacitada en un oficio determinado, personal cargado de ideas novedosas y hasta entusiasmo en los equipos  son características muy comunes en las unidades de trabajo en la mayoría de las organizaciones hoy día. Sin embargo, a la hora de sacar un proyecto adelante comienza un gran reto con el cumplimiento de tiempos, organización, gestión de las tareas y liderazgo. Un grupo de profesionales debe convertirse en un verdadero  equipo de trabajo , tal como lo necesitan las empresas actuales

Los equipos ágiles autogestionables se han convertido en una necesidad en todas las empresas. La autogestión del equipo hace emerger la mejor forma de organizarse, identificando y repartiéndose las distintas tareas a realizar. Con la mejor autogestión del equipo, es inevitable, que cada miembro tenga un conjunto de tareas a ejecutar en cada iteración (eventualmente algunas de estas tareas se harán de a pares o en grupo). Por consiguiente la disciplina y la organización personal de cada miembro del equipo son claves para que se puedan lograr los objetivos comprometidos en la iteración.

Impacto del Flujo Personal en el trabajo ágil

Un extraordinario equipo ágil necesita de una excelente gestión personal del tiempo por parte de cada uno de sus miembros. La gestión del tiempo es un arte que gira alrededor del Flujo Personal, que es el conjunto de mecanismos que utiliza una persona para organizar sus proyectos, actividades y tareas, tanto personales como profesionales.

Existen múltiples recursos, conceptos, herramientas y técnicas que nos permiten desarrollar y mejorar continuamente nuestro flujo personal. La mejora en nuestra organización propia puede y suele generar grandes beneficios personales, como por ejemplo,  mayor productividad, salud, foco, disponibilidad, energía y empatía.

Son muchos los aspectos del trabajo en un equipo ágil que se ven beneficiados por una buena gestión personal del tiempo de sus integrantes. En este sentido es importante destacar tres puntos resultantes de una buena gestión personal del tiempo que generan un gran impacto en el trabajo ágil:

1. Predisposición

Contar con personas disponibles, enfocadas y descansadas en un equipo ágil es una gran ventaja para el trabajo en equipo y en la calidad de sus distintos productos. Imagine cuantos errores, incidentes, bugs o problemas se generaron en sus equipos por personas trabajando bajo presión, cansadas o fuera de foco.

2. Confiabilidad

Una persona que cuenta con un buen dominio de su flujo personal suele conocer muy bien su capacidad y ritmo de trabajo. Esto le permite asumir compromisos claros y dar visibilidad de sus avances, generando gran confianza en el equipo.

3. Límites

De la misma forma, dominar su flujo personal es una gran ventaja para detectar tempranamente compromisos imposible de cumplir, impedimentos que van a dificultar la ejecución de las tareas de una persona. Esto ayuda a todo el equipo en poner límites en cada iteración para poder trabajar en el mejor ambiente posible.

Scrum: la transparencia primero que la jerarquía

Además de un buen manejo del tiempo, también es importante la implementación de una metodología de gestión adaptativa que permita llevar a cabo proyectos de desarrollo de software, ajustándose a los cambios y evolucionando en forma conjunta con el desarrollo. Es por esto que cada vez más los equipos de IT trabajan de forma ágil, aplicando por ejemplo metodologías como Scrum, en la cual cada uno de los integrantes se compromete con un conjunto de objetivos a cumplir en un plazo definido. Gracias a Scrum el equipo se ve inmerso en conceptos de velocidad y cumplimiento, y en rituales periódicos para planificar y compartir avances.

Una de las fortalezas de la metodología Scrum es la visibilidad sobre el trabajo, herramientas como la pizarra de Sprint y las reuniones diarias permiten a los integrantes conocer en qué está trabajando el equipo para así poder ayudar y participar en las soluciones. Esto no solo facilita ver cuando un colega está teniendo problemas, sino también ver si una historia está quedando demasiado tiempo en la columna de “doing”. El hecho de que todo el equipo conozca qué se está haciendo y lo que queda por hacer es un valor muy importante.

Cuando todo es transparente, el equipo puede autogestionarse para encontrar la solución. La misión de cualquier equipo debe ser tener la capacidad para tomar decisiones cuando se encuentra un obstáculo. Para ello es necesaria la máxima implicación de todos para tirar adelante el compromiso del sprint. Es importante delegar a encargados y no a subalternos. Todos deben responsabilizarse de las tareas del sprint y ayudar a los compañeros y otros equipos a solucionar los problemas que surjan.

Para que los equipos puedan actuar de forma coordinada, no sólo es necesaria la transparencia entre los distintos equipos, también es necesario crear un conocimiento colectivo. La información no debe quedar sólo en la persona responsable, debe ser compartida por todos. El conocimiento no puede estar centralizado. De esta manera el equipo puede responder de forma unificada y no dar mensajes contradictorios en función del interlocutor.

Haciendo transparente el trabajo se mejora la comunicación y la coordinación entre equipos. Mejorar la comunicación y coordinación permite aumentar la productividad. Por el contrario, si no se trabaja en la transparencia y las otras prácticas de Scrum, la comunicación empeora, no se crea un conocimiento colectivo y todo empieza a funcionar peor. No existe visibilidad de los avances, el equipo pierde autonomía en la toma de decisiones, los colaboradores se ayudan menos y todo va más lento.

Una buena forma de favorecer la transparencia y trabajar la mejora continua es medir los niveles de empatía del equipo y aplicar cambios de mejoramiento. De esta forma el equipo no sólo gana la autogestión interna sino que todos los equipos participan de forma activa en escoger qué puntos son importantes corregir y proponer soluciones.

En pocas palabras, en Scrum todos son un equipo. Este es un principio fundamental y clave, ya que, como hemos destacado, este marco fomenta el trabajo colaborativo, dando protagonismo a las funciones de cada uno. Una vez que llega un nuevo proyecto y se expone, entre todos los miembros del equipo de desarrollo se estima el peso y coste de cada una de las historias de usuario que se desarrollarán en la primera iteración. Esta libertad para el desarrollo consigue que cada uno de los integrantes del equipo estén comprometidos con el trabajo que desarrollan y se respalden mutuamente.

Beneficios de un equipo ágil autogestionable

Es evidente que la autogestión de proyectos busca cubrir una filosofía individualista, que no es sinónimo de egoísmo y no está en contra del trabajo en equipo. Uno de los beneficios principales de implementar esta metodología es que impulsa y fomenta el trabajo en equipo, así como la interacción entre las áreas involucradas en los proyectos que se realizan. Otro de los beneficios que se generan en el personal es la adopción de un sentido de responsabilidad más amplio, ya que el equipo de trabajo tiene bien definido el rol que desempeña y de qué manera debe llevar a cabo sus tareas para que los otros compañeros puedan también realizar sus labores. Un equipo autogestionable es responsable tanto de dirigirse y organizarse para alcanzar el objetivo marcado, así como de controlarse y adaptarse para corregir y mejorar su desempeño.

En un equipo ágil de verdad, cada miembro se siente acompañado, siente que aporta, tiene absoluta confianza en los demás, siente que va en el mismo barco, sabe que le apoyaran en sus equivocaciones, igual que él apoyaría . No se trata de miembros que se consideran “excepcionales” que piensan que no necesitan de los demás gracias a libertad que da la autogestión.

En resumen, el flujo personal y la transparencia, son claves para lograr la autogestión de los equipos de desarrollo. No hay que olvidar también, por un lado, evitar la cultura jerárquica y de control existente en muchas organizaciones. Esta hace que el equipo no siempre tenga la oportunidad de tomar las suficientes decisiones, en ocasiones es necesario un cambio de cultura organizacional. Por otro lado, vigilar a las personas negativas o escépticas con la autorganización, estas pueden influenciar al equipo e impedir la autogestión.

Si desea contar con asesoría especializada para que sus equipos de desarrollo sean autogestionables, es momento de contactarnos, cuéntenos sus requerimientos y ¡Empecemos a Trabajar!

Trackback URL: https://www.innova4j.com/equipos-agiles-autogestionables/trackback/

Dejar Comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *